Hazlo Verde 6 - De residuos a recursos
Material Didáctico Primaria
FASE 2

COMPRENDEMOS EL PORQUÉ DE UN CAMBIO DE ACTITUD.

1. DE LA ECONOMÍA LINEAL A LA ECONOMÍA CIRCULAR.

Hasta hace poco, las sociedades industrializadas, desde que empezara la Revolución Industrial, se desarrollaron pensando que los recursos materiales y energéticos los proporcionaba el planeta de manera ilimitada, y sin tener conciencia de los efectos que tendrían, a corto y medio plazo, sobre el medio ambiente.

Es lo que se conoció como la cultura de usar y tirar: producir, consumir y eliminar.

La economía lineal se basa en una extracción de las materias primas sin atender a medidas de protección y mantenimiento de los recursos, a procesos de transformación y producción, consumo y eliminación, que no tienen en cuenta los nuevos conceptos de sostenibilidad y huella ambiental.

Por el contrario, en la actualidad, y siendo ya conscientes de las consecuencias que este tipo de economía tiene y cómo repercute en el planeta, se está planteando un cambio de modelo a favor de la economía circular.

La economía circular es un modelo que aboga por la explotación racional de los recursos y el cuidado medioambiental, evitando consumir recursos naturales limitados o por encima de su capacidad de regeneración en la naturaleza, así como apostar por la reducción de los desechos a lo largo del proceso.

El cambio requiere reconsiderar los modos en que se producen los productos, minimizando el impacto ambiental que generan durante su fabricación o durante la logística de desplazamiento, distribución y almacenaje, y considerar los procesos de reparación y reciclaje para retrasar, en la medida de lo posible, que acaben en el vertedero.

La economía circular trabaja, mediante un nuevo enfoque, todas las fases de desarrollo y fabricación, distribución hasta los puntos de consumo, así como la reparación, reutilización y refabricación de los productos, a partir de los materiales reciclados.

El papel de los consumidores también es importante, pues cuando se cambia la perspectiva y el patrón de consumo, se consume menos y mejor.

Los cambios de actitud pueden ser desde minimizar el consumo de los envases de un solo uso, hasta reflexionar sobre el nuevo uso que se le puede dar a un objeto o un producto antes de tirarlo a la basura, alargando su ciclo de vida con una nueva función y utilidad.

La economía circular también contempla, dentro de su visión integral, todas las fases de desarrollo de cualquier producto. Desde la creación de un producto hasta su eliminación, pasando por los recursos, los residuos, la energía necesaria… todo ello desde un punto de vista racional y eficiente, optimizándolas.

“Según la Unión Europea, más del 80% de los impactos ambientales relacionados con un producto dependen de las fases de diseño y desarrollo.”

Libro Verde sobre la política de productos integrada de la UE.

Así pues, los productos pueden ser diseñados para ser sostenibles si se reflexiona realmente en todas sus fases (desde su diseño hasta el final de su ciclo de vida ), con un impacto positivo sobre el entorno. Para ello, se involucran todos los agentes que intervienen en su desarrollo: desde los proveedores, fabricantes y distribuidores, pasando por los comercializadores y consumidores, así como la administración pública.

Esta implementación conlleva cambiar los aspectos prácticos del diseño sostenible incluyendo las siguientes consideraciones.

FACTORES DEL ECODISEÑO

  • USO MÍNIMO DE MATERIAL

    Reducir al mínimo la cantidad de materiales que se utilizan para la fabricación del producto.

  • MEJOR ELECCIÓN DE MATERIALES

    Seleccionar los materiales más sostenibles, innovadores y menos contaminantes.

  • DISEÑAR PARA FACILITAR EL DESARME DEL PRODUCTO CON MAYOR FACILIDAD.

    Modular las partes integrantes de un producto para facilitar el reciclaje de sus partes con mayor facilidad, o intercambiando piezas auxiliares que alarguen la vida útil del producto.

  • REUTILIZACIÓN O RECICLAJE DEL PRODUCTO AL FINAL DE SU VIDA ÚTIL

    En el mismo sentido que el punto anterior, diseñar el producto en módulos de forma que pueda efectuarse un reciclaje selectivo.

  • CONSUMO MÍNIMO DE ENERGÍA

    Optimizar los recursos energéticos que se emplean durante las fases de un producto.

  • FABRICACIÓN SIN PELIGRO O CONTAMINANTES

    Eliminar de forma sostenibles los desechos peligrosos o contaminantes que se producen durante las fases de desarrollo de un producto.

  • UTILIZACIÓN DE TECNOLOGÍAS SOSTENIBLES

    Recurrir a las tecnologías innovadoras y sostenibles para permitir y optimizar las consideraciones técnicas de las distintas fases de desarrollo de un producto.

2. EL AGOTAMIENTO DE LOS RECURSOS NATURALES.

Un recurso es un elemento primario, una fuente o suministro, generalmente de origen natural, que se emplea, mediante diversos procesos de transformación, como un material para satisfacer una necesidad y ser consumidos.

Los recursos, en economía, son aquellos medios disponibles para desarrollar un determinado proceso productivo.

Los recursos naturales son los bienes o servicios que proporciona la naturaleza sin la intervención del hombre. A efectos medioambientales, estos recursos naturales se clasifican en recursos renovables y no renovables:

  • Recursos renovables: Son todos aquellos que no se agotan, por estar presentes en la naturaleza y que pueden recuperarse por sí mismos. Como ejemplo, estarían la luz solar (energía solar) y el viento (energía eólica).
  • Recursos no renovables: Son aquellos recursos cuyo proceso de extracción o consumo es mayor que la de su ciclo de renovación por lo que se van agotando en el tiempo. En este grupo se encontrarían las energías fósiles (petróleo) pero también cualquier materia prima de origen natural, como la madera. Por ejemplo, si no se respetan los ciclos de crecimiento de los árboles de un bosque, la explotación de la madera proveniente de estos no es sostenible, ya que, al no cumplirse el ciclo de crecimiento, no se asegura su pervivencia.
  • Cuando hay una escasez de recursos, estos procesos de transformación se ven afectados al no disponer de materias primas. Por tanto, para asegurar el crecimiento económico y social, es necesario reconsiderar tanto el consumo como el gasto que se hace de éstas, para asegurar, a su vez, el desarrollo sostenible del planeta.

VÍDEOS CON EJEMPLOS SOBRE AGOTAMIENTO DE LOS RECURSOS

Visualizamos estos vídeos para entrar en materia:

Economía circular
Fuente: The HuffPost.

¿Qué es la Economía Circular?
Fuente: Ecovidrio.

¿Por qué el manejo de nuestros recursos naturales es importante?
Fuente: PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente).

3. ¿POR QUÉ YA NO VALE SOLO CON RECICLAR?

Todos tenemos claro que, al hacer un reciclaje selectivo de los residuos, se optimizan los procesos de reciclaje, y se evitan que montones de residuos se almacenen en los vertederos.

Gracias al reciclaje se evita que el volumen de desperdicios que llega a los vertederos sea mucho mayor y se recuperan materiales que pueden servir de materias primas para entrar de nuevo en el ciclo.

EL CICLO DE VIDA DE UN PRODUCTO

El ciclo de vida de un producto abarca desde su compra hasta que éste se desecha. En todo momento, hay que procurar retrasar el momento en que se desecha.

En términos de sostenibilidad, hay que repensar el producto y su impacto sobre el planeta; así, hay que reciclar o minimizar los residuos que genera su fabricación, su almacenamiento, así como su traslado a la tienda, contando también el paso de la compra, en el que se desecha el envoltorio del producto, su vida útil una vez adquirido y alargar todo lo posible su ciclo de vida para disminuir el impacto ambiental que produce cualquier producto. A lo largo de su ciclo de vida, entrarían también la reparación y la reutilización de ese objeto o producto, para retrasar, en la medida de lo posible, su paso hacia el contenedor.

EL FIN DE LA VIDA ÚTIL DE UN PRODUCTO

Una vez caduque el producto, llega el momento de planificar su reciclaje con el objetivo de reducir el impacto de sus residuos, y plantear una nueva transformación de sus materiales, otorgándoles nuevas funciones.

Sin embargo, reciclar debería ser el último paso antes de desechar definitivamente un producto, y lo que se conoce como las 3R de la ecología ha pasado a ser las 5R de la sostenibilidad.

Para asegurar un desarrollo sostenible del planeta y los modos de vida actuales de las sociedades industrializadas, a la economía circular se le suma la idea de alargar al máximo la vida de un producto, con el fin de retrasar el momento de su caducidad y paso por el vertedero.

Es decir, reducir el consumo por un nuevo enfoque de consumo responsable y reutilizar los productos antes de tirarlos a la basura, reparando aquellos que aún pueden servir, reusándolos para aprovecharlos con otras utilidades, recuperando aquellos desechados para darles una segunda oportunidad de uso, y, por último, depositando los productos que ya no sirven para que se reciclen: bien sus piezas, sus materiales o materias primas.

Las 5R de la sostenibilidad son: Reducir; Reparar; Reusar; Recuperar y Reciclar.

Infografía las 5R de la sostenibilidad

VÍDEOS SOBRE LAS 5R.

Visualizamos estos vídeos para entrar en materia:

¿Conocés las 5R?
Fuente: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Argentina).

Las 5 "R" del desarrollo sostenible
Fuente: Universidad de Guanajuato (México).

4. EL DESPERDICIO CERO o ZERO WASTE

El desperdicio cero, o residuo cero, es un concepto actual que aspira a reutilizar los productos o materiales para que no vuelvan a la naturaleza en forma de residuos o basura. Dentro de ese concepto, también se encuentra la reducción de los materiales que se emplearon para su venta o producción, así como los residuos que conllevan su consumo, como por ejemplo los envoltorios de plástico. Del mismo modo, el desperdicio cero toma en cuenta la naturaleza de estos materiales, es decir, si se emplean materiales biodegradables, cuando terminan como residuos, no dañarían el planeta, por descomponerse de manera natural sin contaminar.

Bajo la concepción de la economía circular, se alarga el ciclo de vida de los objetos, evitando, en la medida de lo posible, que acaben en el vertedero como residuo.

El nuevo reto que se plantea consiste en cambiar los patrones productivos y de consumo, teniendo en cuenta los conceptos de sostenibilidad y huella ambiental.

Estos cambios de actitud pueden ser desde reducir el consumo de productos de un solo uso, como las bolsas de plástico, reparar o reutilizar un objeto o un producto antes de tirarlo a la basura, o actitudes como la recogida selectiva de los desechos para reciclarlos.

La Alianza Internacional Zero Waste (ZWIA) pretende asegurar la conservación de todos los recursos mediante la producción, el consumo, la reutilización y la recuperación responsable de todos los productos, embalajes y materiales, sin que lleguen a los vertederos, y que podrían suponer la degradación del medio ambiente y hasta la salud humana.

Para alcanzar ese objetivo, no solo son necesarios unos cambios económicos y productivos, sino que el papel del consumidor es fundamental, es lo que se llama “consumo responsable” y va desde la compra de productos de proximidad, la reducción de envoltorios que tardan siglos en degradarse, como los plásticos, o el cambio de hábitos respecto al consumo de los productos (reaprovechar, reparar, reciclar).

VÍDEOS SOBRE DESPERDICIO CERO

Visualizamos estos vídeos para entrar en materia:

Más alimento, menos desperdicio
Fuente: Ministerio de agricultura, Pesca y Alimentación (España).

De Consumir a Consumidor Responsable
Fuente: Empoderando (Financiado por la Comunitat Valenciana).